Antes de nada, para aquellos que la hayáis visto, imaginad que tenéis que contarle a alguien el argumento principal de la película, es decir, la historia que involucra al personaje protagonista que interpreta Matthew McCounaughey, ¿Sabríais explicarlo?

Yo diría que el 75% de la población mundial que en general no tenemos ni idea de ciencia o temas como la relatividad, la gravedad o la misma NASA, no sabríamos explicar el argumento principal de la película. De hecho, al no conocer en profundidad estos temas, la película podría estar contándonos las mayores mentiras del universo y nos las estaríamos creyendo tan ricamente. Y el problema reside en que gran parte de la cinta tiene secuencias con mucho contenido dedicado a conversaciones sobre estos temas donde el espectador inevitablemente se pierde en el hilo de la historia.

De lo que sí podemos hablar nosotros como parte del 75% de la población es de los maravillosos efectos especiales que tiene, que sumados a los silencios y a los cortes bruscos entre secuencias nos hacen sentir que estamos en el mismo universo junto a McConaughey. Sin embargo, en mi opinión, Interstellar ( Christopher Nolan, 2014) es una película muy sobrevalorada debido a la gran cantidad de críticas recibidas, y principalmente por el mérito que tienen lo logrados y lo bien realizados que son los efectos especiales, puesto que en general puede decirse que es una cinta bastante lenta y las dos horas de metraje pesan para lo que se nos quiere decir.

En cuanto a las interpretaciones cabe destacar la de la niña y la de la señora mayor con esa escena final tan emotiva junto a McConaughey. Ambos personajes recrean con emoción el drama de la relación padre-hija que tiene la trama en su historia principal. ¿Y qué decir del personaje de Matt Damon? Es relevante. Mala decisión del guionista, del director y del mismo Damon por interpretarlo.

Matthew McCounaughey en una escena de la película