¿Qué le hace a un tráiler ser bueno o que nos anime a ir al cine a ver una película?

Para mí es aquel que una vez terminado de ser visto, no me ha destripado la película entera sino que me ha dado una idea de lo que voy a ver y esa pequeña muestra del film me ha atraído lo suficiente como para pagar una entrada de cine y disfrutar de todos los minutos del largometraje.

Es difícil. Es bastante difícil porque la mayoría de los tráilers de hoy en día cuentan tanto de una película que nos hacen sentir que ya hemos visto la cinta tras dos minutos y medio de tráiler.

¿Qué elementos ayudan a crear un buen tráiler?

La música que se emplea para entremezclar las escenas, las secuencias que se eligen de ese film (en algunas recomendaría incluso que se incluyan esas escenas eliminadas de la película, que sin ser relevantes para la cinta, pensamos que no van a decirnos tanto de la trama en sí y podemos añadirlas al tráiler); y por último, la forma en la que se cuenta la película (muy importante porque según el tono que se le da, las palabras escogidas y el ritmo de éste nos puede llegar a decir cosas muy diferentes).

En algunos casos el tráiler nos muestra una cara de la película que luego no es la que se refleja cuando la vemos entera, y eso para mí es el claro ejemplo de que no es buen tráiler. Creo que quien hace un tráiler debe primero haber visto la película para así sabiendo lo que ocurre y los giros que tiene, no destriparnos ni desvelarnos partes cruciales de la cinta ni crearnos una idea equivocada de la película.

El tráiler de cine es hoy en día una mini-película, una mini-obra que a muchos nos encanta disfrutar y que debe hacerse con mucha elaboración y preparación previa.

Ejemplos de buenos tráilers:

STEP UP 2 (2008): El ritmo va acorde con las canciones (bien escogidas porque son del estilo que se verán después en la película), y nos introduce a los personajes protagonistas (son diferentes a los de la primera parte por lo que ya nos da a conocer a los nuevos, un buen punto) mostrando varios flashes de escenas de baile (tema principal de la película). En menos de dos minutos ha sabido concentrar lo esencial de la película para que el público conozca las características principales, decida o no si quiere verla, y si finalmente decide verla, ya conoce a los personajes y sabe a lo que se enfrenta.

DEMOLITION (2015): Tiene mucho diálogo por lo que el ritmo y la exposición de múltiples escenas es bastante rápido para así contar con un tono irónico el tema principal de la cinta que parece ser la tragedia que sufre el protagonista. Ese ritmo rápido y la selección de la música junto con algunos silencios entre escenas y la función del narrador puede parecer que es algo negativo ya que nos cuenta demasiado de la película, y sin embargo, hay tanta información expuesta de manera tan rápida que tampoco llegamos a saber qué quiere decirnos y qué vamos a descubrir una vez vista la cinta.

THE BIG SHORT (2015): Comienza de forma pausada contándonos la trama con uno de los protagonistas. Nos sitúa en la época y entonces cambiando el ritmo nos presenta al resto de personajes. Esta película lo tiene más fácil puesto que el reparto principal es archiconocido y eso ya vende mucho. En cualquier caso, la calma del principio para hacernos una idea de la trama en sí seguida de un cambio en la forma de contarlo, con una canción potente y una selección de escenas que aparecen a un ritmo más rápido es una constante de muchos tráilers americanos de hoy en día que parecen funcionar muy bien y atraer así al público.

Este caso es quizás más subjetivo que el resto puesto que juegan con algo que para mí es uno de los puntos fuertes de un tráiler o una película, y es la música. Han escogido mi canción favorita de Led Zeppelin por lo que he de decir que fue un placer escuchar la canción entera cuando aparecieron los créditos de la película en el cine.

Pero también debo decir tras haber visto la película, que podrían haber hecho un “maxi trailer” con la película es decir, que ese mérito que tiene que un tema tan enrevesado y complicado para muchos, haya sido comprendido con un tráiler, también hubiese sido explicado y presentado mejor en la película. A pesar de esas entradas de gente famosa explicando los términos más complejos del mundo financiero, esa parte no está tan pulida y ha sido para mí uno de los fallos de la película.

Volviendo al tráiler, también hay un error claro. Cuando lo ves, parece que todos los personajes (Brad Pitt, Christian Bale, Ryan Gosling y Steve Carrell) se conozcan entre sí y juntos consigan predecir que el sector inmobiliario va a estallar. Sin embargo, el personaje de Brad Pitt nunca llega a coincidir en ninguna escena con los otros tres, y realmente cuando ves la película te das cuenta que son gente que trabaja de forma individual o en grupos pequeños y no es un grupo de gente que de forma conjunta llegue a anticiparse a lo que ocurrió hace unos años.