1. In search of a midnight kiss (2007)

Simplemente hay que dejarse cautivar por esta película independiente que empieza con un anuncio “Misántropo desearía conocer a misántropa”.

2. Dalton Trumbo’s Johnny Got His Gun/ Johnny cogió su fusil (1971)
“War dead since 1914: Over 80.000.000
Missing or mutilated: Over 150.000.000
Dulce y honorable es morir por la patria”

3. Nebraska (2013)

Una obra maestra. El que no la haya visto, ya está tardando en ver este film tan realista capaz de mezclar el drama y la comedia de la vida misma en 115 minutos de metraje espectaculares.
Y es que Woody Grant, como el resto, “sólo necesita algo por lo que vivir.”

 

4. Dr. Strangelove, or How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb / ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú (1964)
Una gran comedia satírica que en los años 60 sacó a la luz Kubrick poco después de que terminase la guerra fría. Su humor negro, sus interpretaciones, sus dialogos o la misma puesta en escena la hacen ser una obra maestra.
“¡No se peleen aquí dentro!, esto es la sala de guerra”.

 

5. À bout de souffle (1960)
Recuerdo cuando me pusieron este largometraje en Nottingham y conocí a Godard. Un director que cambió la historia del cine innovando en sus escenas y reinventando la forma de hacer cine.
“Are you afraid of getting old? I am”.

 

6. Rumble Fish / La ley de la calle (1983)

Sin ser lo mejor de FF Coppola (difícil mejorar una cinta como Apocalipsis Now), ‘La ley de la calle’ es una película visualmente interesante con buenas interpretaciones y planos magistrales que reflejan la violencia de las ciudades repletas de bandas callejeras, las dificultades de la vida y la necesidad de madurar y aprender de ésta.
“Tengo la sensación de pasarme la vida esperando algo”.

 

7. 12 Angry Men / 12 hombres sin piedad (1957)

Me dejé para el final una de las mejores. Sólo diré que todos deberíamos ver esta cinta incluso en diferentes años de nuestra vida para recordar lo importante que es olvidarnos de los prejuicios que parecen salir siempre primero y sí razonar, escuchar y dialogar.
“Ningún jurado puede declarar a un hombre culpable a menos que esté seguro”.