Entre viaje y viaje para dejar a los hijos en el colegio, ir a terapia de pareja o simplemente tomar una café con otras madres del colegio, Big Little Lies nos enseña las impresionantes vistas que recorren en coche estas mujeres en la ciudad de Monterey en California, y esos paisajes se hacen más maravillosos cuando una banda sonora como la de esta serie suena de fondo.

Tan sólo 3 capítulos en los que el drama protagonista de la vida de estas tres mujeres tapa la que parece ser la trama principal con un asesinato desconocido y los posteriores chismorreos de toda una comunidad que sospecha de todos y no duda en criticar a sus propios vecinos. Tan sólo 3 capítulos y está claro que no sólo la vida de los personajes que interpretan estas actrices tan aclamadas de Hollywood es lo que nos puede llegar a enganchar a la hora de ver Big Little Lies, y es que su variada banda sonora con todo tipo de ritmos y sonidos se nos quedan inexorablemente en la memoria. Desde PJ Harvey a Agnes Obel, Otis Redding a Fleetwood Mac o el propio Neil Young. Y todavía quedan 4 capítulos más de esta mini serie.

Ahí va su intro con la canción de Michael Kiwanuka, “Cold Little Heart”: