La nueva serie de la cadena HBO está producida por dos grandes nombres del cine y de la música: el Sr. Martin Scorsese y el hombre con la lengua más larga de la tierra, Mick Jagger. Ellos han creado un drama sobre la industria discográfica que protagoniza Bobby Cannavale, actor secundario que pudimos ver en películas y series de televisión como Turno de Guardia (John Wells, 1999), Blue Jasmine (Woody Allen, 2013) o Chef (Jon Favreau, 2014) y que se estrena aquí como protagonista, llevando la carga más pesada de Vinyl. Cannavale interpreta a Richie Finestra, el presidente de una de las casas discográficas más famosas del momento que en pleno auge de estilos de música como el punk o la música disco en la década de los 70, le toca lidiar con esos años de fiestas desenfrenadas, drogas duras y rock & roll a la vez que intenta formar una familia y llevar una vida aparentemente “normal”.

Lo que más destaca del primer capítulo de Vinyl además de la representación de los excesos y la desmesura de la época, es sin duda la elección de la música que escuchamos en casi dos horas de capítulo piloto. Desde Led Zeppelin, Rare Earth, ABBA, The Temptations, Martha Reeves & The Vandellas, Bo Diddley, Dusty Springfield, Black Sabbath, Otis Redding, Chuck Berry o Deep Purple entre otros muchos, y eso en tan sólo 108 minutos de capítulo. Un completo de ritmos de la época que enganchará a cualquier amante de la música de entonces, y como no decirlo, también un buen inicio de serie, que sólo amantes de la música de la época podrían haber seleccionado y mezclado con escenas caracterizadas por planos magestuosos y secuencias que recuerdan mucho a cintas de Scorsese como Goodfellas (1990) o Casino (1995).

A continuación podéis ver una de las canciones revelaciones del primer capítulo, ‘No good’ del grupo de música de indie-rock Kaleo.