Una vez más, la traducción al español de una película extranjera vuelve a ser bastante decepcionante. En vez de traducir literalmente su título al español, parecen haber querido mejorarlo para desgracia del resto. Y es que Al descubierto (Maria Schrader, 2022) tiene como título original She Said, dos palabras que cobran sentido al ver la película en una secuencia emocionante que nos pondrá el vello de punta. La película de Schrader relata el caso real de las periodistas Jodi Kantor y Megan Twohey, dos mujeres que tras una labor periodística de investigación que duró meses, destaparon los casos de abusos sexuales perpetuados por el productor Harvey Weinstein a un gran número de mujeres que ha ido creciendo con los años, y que exponían en su artículo publicado en el periódico The New York Times que fue la antesala al movimiento MeToo y a destapar una realidad que muchos no querían que saliera a la luz.

Previamente al caso Weinstein, a unos meses de ganar la candidatura como presidente de los Estados Unidos, el periódico también publicó el testimonio de mujeres que decidieron relatar los abusos sufridos por Donald Trump. A la sociedad no le importó el comportamiento de un hombre al que después eligieron como presidente de un país, al igual que Fox News estuvo encubriendo durante años a su famoso presentador Bill O’Reilly a pesar de las constantes denuncias de acoso sexual que iba acumulando, y solamente cuando el canal de televisión empezó a perder decenas de patrocinadores se dignaron a retirarlo de la televisión. La pregunta es, ¿por qué hemos normalizado el acoso sexual en la sociedad? ¿por qué se consiente que hombres poderosos puedan permitirse hacer lo que quieran? ¿por qué siempre el dinero lo vale todo? ¿por qué el sistema sigue protegiendo a los abusadores y castiga —aún más— a sus víctimas?

Zoe Kazan y Carey Mulligham en una imagen del largometraje ‘She Said’ (Fuente: Universal Studios)

El buen guión de la cinta se convierte en una montaña rusa que nos llevará a emocionarnos en ciertos momentos viendo como dos periodistas no dudan en seguir trabajando durante meses para sacar la verdad a la luz a pesar de las constantes amenazas que reciben y la peligrosidad que demuestra esta gente y sus cómplices que controlan a una mayoría gracias al poder y control que les aporta el dinero. Asimismo, la valentía de las mujeres que deciden finalmente hablar (y que se describe maravillosamente en la cinta con intriga y como si de un thirller ficticio se tratara) demuestra que ese coraje y valor de todas ellas consiguió que se impulsaran reformas en lo laboral, cambios legislativos y evaluaciones públicas y privadas sobre el acoso sexual.

El largometraje, con unas maravillosas interpretaciones de las actrices Zoe Kazan y Carey Mulligan, describe el arduo trabajo periodístico de ambas a la vez que nos muestra en paralelo fragmentos de su vida personal y el enrevesado trabajo de conciliación personal y laboral que se entrelaza con el reportaje y que ayuda a que el espectador las vea como personas corrientes y el realismo del relato sea aún mayor. Las habilidades periodísticas y el don de palabras de las periodistas así como el trabajo en equipo de parte del periódico a la hora de enfrentarse a un artículo como este nos ayudan a adentrarnos más en el mundo periodístico y a admirar su labor en trabajos como este. Se necesita más periodismo así, periodistas como Jodi Kantor y Megan Twohey y un medio que tienda la mano a sus redactores para que la verdad salga a la luz.