El director de la maravillosa De Óxido y Hueso (De rouille et d’os, Jacques Audiard, 2012) y el drama carcelario Un profeta (Un prophète, Jacques Audiard, 2009) presenta un western contemporáneo en su última película Los hermanos Sisters (2018). Ambientada en la América de 1850 en plena fiebre del oro, los hermanos Sisters recorrerán distintos condados americanos para cumplir con el último trabajo encomendado por su Comodoro y que consiste en acabar con la vida de un buscador de oro.

Basada en la novela de Patrick Dewitt y rodada entre Almería, Navarra, Aragón y Rumanía, dos historias paralelas formadas por la pareja de hermanos interpretada por Joaquin Phoenix y John C. Reilly por un lado, y el detective y químico fugitivo a los que dan vida Jake Gyllenhaal y Riz Ahmed por otro, recrean un innovador western que a modo de cuento, relata con sencillez y quietud la ambición del ser humano y el amor fraternal.

John C. Reilly y Joaquin Phoenix en una imagen de la cinta

Jugando con la oscuridad y la luz que resaltan los altibajos de la historia y dan lugar a una excepcional fotografía, este western cargado de violencia se presenta como una crítica a la violencia en sí y muestra la búsqueda del ser humano por una vida mejor, dejándose llevar por las inquietudes del hombre de cada época. Con un ritmo pausado en su desarrollo, toques de comedia ácidos y un relato sencillo que puede perjudicar las expectativas previas de quienes esperaban un western tradicional con toques americanos, Los hermanos Sisters se convierte en una alternativa a otros westerns actuales como la recién estrenada Sin Piedad (The Kid, Vincent D’Onofrio, 2019).