El Castillo de Cristal (The Glass Castle, Destin Cretton, 2017) relata la historia biográfica de Jeannette Walls, la actual periodista americana que publicó una novela con el mismo nombre relatando la vida poco convencional que llevó junto a su familia desde su niñez viajando como ermitaños sin un hogar fijo. Con un padre borracho y una madre cuyo interés se centraba principalmente en pintar, los cuatro hermanos aprenden a cuidarse entre ellos y terminan ideando un plan para huir de esa vida.

Con las grandiosas interpretaciones de su elenco principal entre las cuales cabe destacar a la pequeña y adulta Jeanette interpretados por una deslumbrante Ella Anderson y una recatada Brie Larson, o esos padres poco convencionales interpretados por dos veteranos como Woody Harrelson y Naomi Watts, la película mezcla el presente actual de la protagonista junto a los recuerdos del pasado que nos hacen ir conociendo más a esta familia a la que nos cuesta comprender en un principio, y con la que intentaremos constantemente entender la relación de amor que especialmente unía a Jeannette y a su padre.

El reparto protagonista en una secuencia de la cinta

El Castillo de Cristal es una cinta que reflexiona sobre las diferencias entre ricos y pobres, remarcando la pobreza en la que viven los padres y profundizando en la vida que conseguirá una de sus hijas en su madurez. Un drama sobre la familia, la pobreza y la lucha de esos problemas en la niñez que determinan nuestro comportamiento en el futuro. Una interesante historia de unos padres soñadores que intentan dar una vida a sus hijos distinta a la establecida en el mundo moderno, que continuamente cuestiona los principios de la educación y de la vida familiar.

Nota: 8/10