¿De verdad no creíamos en la posibilidad de una representación fílmica de la soledad? Si es así, estábamos equivocados porque esta película holandesa lo consigue y de una manera magistral.

Con una fotografía estupenda, Urszula Antoniak elabora esta extraordinaria cinta en la que describe la búsqueda ferviente de la protagonista de vivir sola en este mundo. Sin explicarnos los motivos, los cuales el espectador puede interpretar a su gusto (la vida es demasiado complicada y difícil, y todos podemos llegar a pensar en algunos motivos para desear tan fuertemente esa soledad), esta desconocida se enfrenta día tras día a sí misma a la vez que comienza a recorrer Irlanda ella sola. Todo cambiará cuando en su camino se cruza un hombre mayor que ella, que le hará ver que quizás la soledad no es lo que ella quiera, y que puede que sea justamente lo que deba evitar.

Nada Personal es una película sencilla y bella que nos muestra la vida de dos personas que se encuentran totalmente solas en distintos puntos de la geografía, pero que el destino termina uniendo y haciendo así que sus formas de pensar vayan cambiando conforme van conviviendo. Lotte Verbeek y Stephen Rea son la actriz y el actor que dan vida a estos personajes, y es gracias a sus interpretaciones por las que sentimos tanta cercanía con esta pareja, y por la que hacen de esta cinta una obra maestra desconocida.

Lotte Verbeek y Stephen Rea en ‘Nada personal’

(SPOILERS)

El final nos demuestra como la vida que ella cree que quería -el ser como él- es justamente lo que no quiere, porque al morir él, ese “hogar” que juntos han creado ya no es suficiente para ella, y la escena final así lo demuestra.

La escena de ella abrazando el cadáver cubierto por una sabana de él puede hacernos recordar la portada de Yoko Ono y John Lennon en la revista Rolling Stone.