Es curioso pero a veces una serie puede mejor a la película que la precede, incluso cuando ésta es producida por el mismo director que dirigió la primera obra. Steven Soderbergh se atrevió en 2009 a mostrarnos la vida de una prostituta de lujo que cada noche ganaba miles de dólares en pocas horas de trabajo y a su vez mantenía una relación estable con su pareja, que llevaba una vida mucho más humilde que ella. Lo que hacía más atractiva la película era saber que una actriz porno en la vida real era quien daba vida a la joven prostituta de Nueva York. Sin embargo, la película tuvo más fama por ver cómo el director de cintas como Sex, Lies and Videotapes o Ocean’s Eleven daba un bajón en su trayectoria profesional que por seguir haciendo cosechando un éxito tras otro.

thegirlfriendexperienceA la izquierda Sasha Grey en la película, a la derecha Riley Keough en la serie

La diferencia entre la serie y la película difiere sobre todo en la interpretación de sus actrices. Aunque nadie duda de que la actriz Sasha Grey conozca ese mundo mejor que lo podría conocer la actriz de la serie, la interpretación de Grey en la pelicula es menos creíble e incluso menos interesante que la que nos presentan en la serie. Riley Keough, la protagonista de la serie, es quizás la actriz idónea para el papel de joven de 18 años que estando perdida en una ciudad tan grande como Chicago y encontrándose bastante sola en su rutina diaria, decide adentrarse en el mundo de la prostitución de lujo mientras estudia la carrera de derecho y trabaja en sus horas libres en un bufete. A lo largo de cada capítulo, por lento y directo que pueda parecernos en algunas escenas, vamos viendo cómo la joven va adentrándose en territorios completamente nuevos para ella, haciendo que se vaya conociendo más a sí misma a la vez que descubre una nueva forma de ganarse la vida. The Girlfriend Experience nos muestra dos mundos que en principio la mayoría de nosotros no estamos acostumbrados a ver y mucho menos a conocer desde dentro: el mundo de la prostitución de lujo y el mundo de la abogacía, y sin ser una gran serie, nos hará darnos cuenta de lo que influye la soledad y la sociedad en la que nos movemos a diario en el rumbo que da nuestra vida.