Alegría Tristeza (Ibon Cormenzana, 2018) relata la historia de un padre que sufre alexitima, una enfermedad que le impide entender las emociones y experimentarlas en su propia piel. El largometraje es un drama que narra en primera persona la historia sobre una familia afectada por un suceso trágico. Aunque por un momento parece que la cinta va a desviarse hacia el thriller —que tanto se realiza en España últimamente—, finalmente el director Ibon Cormenzana vuelve a centrarse en la historia de superación y consigue ahondar en un relato cargado de amor, que también critica en segundo plano la ignorancia sobre la alexitimia y el desconocimiento general de los médicos en el tratamiento de este problema.

Los actores Claudia Placer y Roberto Álamo en una imagen de Alegría Tristeza

Con las espectaculares interpretaciones de su completo reparto que protagonizan por un lado Roberto Álamo y Claudia Placer, y que se apoya en otros actores secundarios como Manuela Vellés, Maggie Civantos, Carlos Bardem o Pedro Casablanc, Alegría Tristeza es un largometraje que relata con cercanía la batalla personal de un padre y una hija tras vivir un acontecimiento que cambia sus vidas, con la que el espectador pronto empatizará gracias al toque de realismo constante que tiene su relato y la composición global de su puesta en escena. Alegría Tristeza ha sido una de las sorpresas de este año 2018, que da esperanzas al cine español y demuestra que se siguen haciendo grandes películas en España.

Nota: 9/10

⇊  SPOILER  ⇊

Cuando nos adentramos en la historia de Marcos y su hija Lola no sabemos que estamos ante una película pionera en tratar uno de los sucesos dramáticos más trágicos en la historia de España. Es curioso que catorce años después de los atentados del 11 de Marzo, el cine español apenas haya abordado este trauma nacional en el cine. A diferencia de otros países como Estados Unidos, en España parece que sabemos reírnos de nuestra variedad de culturas y de nosotros mismos o incluso hablar de la constante corrupción que azota al país, pero no queremos tratar o entrar en profundidad en sucesos dramáticos que castigaron el país como fueron los atentados de Madrid del 11 de Marzo de 2004.