Con una película llamada lunes que se centra en los distintos viernes que viven un par de jóvenes a lo largo de los meses y que entenderemos la decisión del nombre elegido para la película una vez lleguemos al final, Monday (Argyris Papadimitropoulos, 2020) describe la noche en la que dos jóvenes guapos americanos se conocen en Atenas y relata así la relación desenfrenada que tienen ambos a lo largo del tiempo. Con un escenario paradisíaco a ritmo de música disco con Donna Summer o música de artistas como The Knocks & Captain Cuts que ponen ritmo a esas noches de fiesta y diversión, el director parece querer retratar la evolución de una pareja que comienza una relación amorosa tras surgir amor a primera vista entre ellos.

Cada uno tiene sus historias de vida, problemas y formas de ser cuando se conocen y eso en gran medida es lo que potencia el inicio de esta relación salvaje. Algunos puede que no lleguen a encontrar la química entre los personajes interpretados por los actores Denise Gough y Sebastian Stan aunque sus interpretaciones estén bien realizadas pero independientemente de ello, si continuamos el largometraje hasta su desenlace, nos daremos cuenta de que la cinta se centra en retratar esa evolución de pareja y esas temidas crisis personales. Una desenfrenada aventura en Atenas que empieza fuerte y se va desinflando conforme pasa el tiempo al igual que le sucede a muchas relaciones.