Una de las películas más destacadas y con gran recorrido del año 2023 que a su vez se convirtió en la ganadora a la mejor película de la Palma de Oro del festival de Cannes el año pasado es Anatomía de una caída (Anatomie d’une chute, Justine Triet, 2023). La cinta comienza situándonos en un día más en la vida de una familia en el que la mujer de la casa está concediendo una breve entrevista en su casa que pronto termina cuando su marido, que está trabajando en su despacho, pone la música tan alta que ellas no pueden seguir. La reportera se va y el hijo sale a dar un paseo con su perro. A su regreso, el niño se encuentra el cuerpo de su padre en la calle y aquí da paso un thriller que pronto va metiendo al espectador en ese cambio de vida que los miembros de la familia experimentan desde el trágico suceso.

Con el personaje del perro Snoop como hilo conductor de una trama que nos hace reflexionar con la propia imagen del perro de la casa viendo lo que sucede a su alrededor, la película no es tanto la anatomía de la caída en sí —aunque lo sea en su trama principal para intentar demostrar cómo murió el padre de familia—, sino es más bien la anatomía de una relación matrimonial y el análisis, que está repleto de subjetividad y ganas de cerrar un caso que acompaña a esta cinta en la que sujetos externos a la familia debaten sobre muchas subtramas que yacen sobre el concepto del matrimonio de la familia, y entre las que se encuentran la educación y cuidado del niño, la sexualidad, el éxito profesional o la vida viviendo en un país distinto al tuyo. Y dentro de todas estas subtramas se percibe constantemente el juicio de los otros.

Imagen de ‘Anatomía de una caída’ con Sandra Hüller (Foto: Elastica Films)

El thriller que compone la estructura de Anatomía de una caída es portentoso debido a un brillante guión que contribuye con sus diálogos y narración a que el espectador quede atrapado en una cinta que mezcla el francés con el inglés en su versión original pero sobre todo, por la impresionante interpretación de su actriz Sandra Hüller en el papel protagonista, que va mucho más allá de cualquier premio Óscar que pueda ganar y que logra estar extraordinaria representando un personaje lleno de matices y tremendamente realista. También son brillantes las actuaciones de los actores que interpretan al niño y al abogado, Milo Machado Graner y Swann Arlaud, que quedan en un segundo plano rodeando a la estrella de la película. Esta cinta francesa que sigue recorriendo el mundo en su carrera por los premios contiene un thriller que te atrapa y que mantiene bien su intriga hasta el final. Lo mejor es no saber mucho de ella —esta reseña es suficiente—, y simplemente verla.

⇓  SPOILERS A CONTINUACIÓN ⇓ 

No solamente es innecesaria la secuencia en la que el niño casi mata —a propósito— a su perro a base de darle en la comida una buena cantidad de aspirinas de una sentada para ver cómo reaccionará el animal y que así pueda relacionar este hecho con un evento pasado y probar su teoría en el juicio, me parece que es tener una mente demasiado perturbada para escribir semejante barbarie en un guion por muy desesperada que sea la situación que vive el niño. E igual de sorprendente es que el animal no muera tras semejante intento de asesinato perpetuado por el niño con la reacción que tiene el animal y la forma en que le atiende una adulta desde casa.